[Video] Tren chino recogerá pasajeros sin paradas

Aún esto es un concepto, una idea, pero causa curiosidad saber cómo funcionará este tren que, según el diseñador Chen Jianjun, es una alternativa para que los trenes de alta velocidad, no pierdan velocidad y hanen tiempo al recoger los pasajeros.

En el video se puede ver una cabina en la que los pasajeros al llegar a la parada se introducirán y luego el tren vendrá a toda velocidad y enganchará esta plataforma llena de pasajeros a toda velocidad.

Lo que primero se piensa es en el impacto que esto pueda generar y los riesgos para los pasajeros, pero, como sólo es una idea aún falta por mejorar. Aquí está el video, ya no sigan imaginándose, lo malo (y excusas por eso) es que la narración del mismo está en chino.

Fuente de la noticia

O. Garcia

En el 2007 me surge la idea de empezar a informar sobre noticias de tecnología desde nuestro país para el mundo y es así como surge TecnologiaRD. Al momento somos uno de los blogs de mayor permanencia en República Dominicana al estar 10 años de manera constante en la red mundial.

3 thoughts on “[Video] Tren chino recogerá pasajeros sin paradas

  • julio 19, 2010 en 6:17 am
    Permalink

    Me congratula que la idea de este tren sin paradas parezca interesante. Para mí, en concreto, no tiene nada de novedosa, ya que es la misma, eso sí, con ciertas variantes técnicas secundarias, que yo tengo descrita en una novela de fantasía futurista titulada “La Serpiente Cósmica”; novela que inicié hace veinte años; fui escribiendo a ratos perdidos; terminé a principios de este siglo; inscribí en el registro de la propiedad intelectual de Barcelona con fecha 23/5/2006 y aún no he publicado al día de hoy.
    En el tren que yo describo, el acoplamiento de la lanzadera es, según mis cálculos, mucho más racional que el chino. Para un tren del futuro concebido para muy largas distancias, que imaginemos moviéndose a través de un túnel de vacío a velocidades supersónicas, la lanzadera china, que no tiene más espacio de acoplamiento que la propia longitud del convoy, tendría que someterse a aceleraciones de infarto, lo que la haría inviable. Esta dificultad queda completamente obviada con el sistema que yo describo, por lo que estoy seguro que los trenes de altas velocidades y largos recorridos del futuro, empleando el sistema sin paradas, se servirán, no obstante, del procedimiento que yo describo en la novela, y no del chino.
    Un saludo a todos.

    Responder
    • julio 19, 2010 en 8:12 am
      Permalink

      Hola José, gracias por tu aporte a este post. Es muy interesante lo que describes y sí, había pensado en que sería algo brusco cuando la lanzadera acople con el tren, pero realmente sería bueno conocer la novela que nos comentas… Quizás algún día cercano puedas publicarla y así podamos disfrutar de tu aporte literario.

      Síguenos visitando y dándonos tus opiniones.

      Responder
  • julio 21, 2010 en 6:46 pm
    Permalink

    Agradecido por su amable invitación. Como en el post anterior escribí de forma un tanto a vuelapluma y en exceso sintética, por lo que puede que se pregunte algún lector en qué me baso exactamente para hablar de la inviabilidad del método chino para altas velocidades y qué es lo que propongo en su lugar, voy, también brevemente, a glosar estos dos apartados.

    a) Un cálculo grosso modo nos dice que si, por ejemplo, un tren (sistema chino) se desplaza a 247 km/hora y tiene una longitud de 260 metros entre el abordaje de la lanzadera y su anclaje; si suponemos para la lanzadera una longitud de 20 metros, ésta tendría que acelerar para alcanzar la velocidad del convoy en el espacio reseñado y en sólo 7 improrrogables segundos, a razón de un g. O sea, algo así como si en un coche pasamos de la velocidad 0 a 100 en 2,834 segundos.
    Si esta aceleración ya parece fuerte para una alta velocidad tan moderada como la del ejemplo, imaginemos qué pasaría si nos situamos en los auténticos trenes del futuro, como hago en la novela, donde hablo de un tren transcontinental que realiza el trayecto Nankín – El Cabo a 2000 km/hora. En este supuesto, el sistema chino tendría que optar entre aceleraciones de infarto o construir convoyes que tuviesen varios kilómetros de largo, opciones obviamente inviables.

    b) La alternativa que describo, es que las lanzaderas están en las estaciones situadas al mismo nivel que el convoy y en vías paralelas a la de éste. En el momento en que pasa el tren se activa un mecanismo que sitúa a la lanzadera sobre la vía general, lanzándola a continuación en persecución del convoy. Como las estaciones de trayectos de largas distancias hay que suponerlas separadas por varios cientos de kilómetros (consideremos que el tren de la novela recorre 100 kilómetros en sólo 3 minutos) esto implica que la lanzadera tiene un largo espacio para poder acelerar de forma moderada. La persecución se hace esencialmente en dos tiempos. Primero se acelera hasta alcanzar una velocidad superior a la que lleva el tren y luego se desacelera hasta que las velocidades se igualen exactamente. Ese es el momento en que la lanzadera se acopla con el convoy, se abren compuertas y se produce el trasiego de pasajeros en horizontal, no en vertical como en el modelo chino. Hecho esto se separa la lanzadera del tren y va desacelerando hasta entrar en la estación siguiente. Proceso que se repite en todas las estaciones y trayectos.

    Como nota curiosa, añado que la novela, de cerca de 400 páginas, incluye este tren en los primeros capítulos. Reseñar que si este transcontinental puede parecer alucinante a alguien, que no se alarme demasiado. Es, como si dijéramos, lo único de estar por casa que hay en la novela.

    Un saludo.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *